11 de diciembre de 2011

Debtocracy – Deudocracia

De cuantos pueden pasar por este blog no se cuantos tendrán la misma sensación que tengo yo cuando tengo que pasar por la oficina del banco para cualquier cosa. Da igual lo que haga y donde me ponga la mano para que no me roben, siempre salgo con la sensación de que me han robado la cartera. Si me pusiera a jugar al póker apostando con Tamariz me quedaría sin dinero, pero al menos me lo pasaría bien.

Pienso en estas cosas cada vez que oigo hablar estos días de esa supuesta fantástica idea de crear un banco “malo”, como si existiera alguno que fuera bueno. En los cuentos de los chavales los ogros siempre son los malos porque se comen a los niños, pero para el propio ogro él es el bueno del cuento. Pues esto de los bancos para mí es igual, no existe banco bueno ni malo, son todos unos buitres insaciables. Ahora de lo que se trata es de decirnos a cuánto sube la factura a día de hoy, es decir cuanto vamos a tener que pagar y de cuantas cosas vamos a tener que prescindir para que los “inversores” sigan teniendo sus beneficios.

En los últimos días han sido particularmente activos con este tema los blogs de Mendigo y de Hugo Martinez Abarca, blogs que siempre recomiendo desde estas modestas entradas. Todo esto me ha recordado un vídeo que vi hace algunas semanas y que puede que conozcáis. Se trata de una explicación clarita y transparente, que hasta yo la entiendo, de cómo ha llegado Grecia hasta donde ha llegado. Pero sobre todo el vídeo explica por qué es legítimo dejar de pagar según qué deudas. Ya se que el vídeo es largo, pero buscad el rato de sentaros y mirarlo entero porque es imprescindible en los tiempos que corren. Nos van a empobrecer, nos están quitando cosas imprescindibles, como un sistema sanitario medianamente solidario, que hacían de Europa no una isla en el planeta, sino el referente de lo que todos deberían tener. Al parecer hay gente poderosa que piensa que la esclavitud es el futuro.

Repito, nos están ya empobreciendo. Al menos que no nos abandonemos nosotros mismos en la ignorancia. Mirad este vídeo por favor.

2 comentarios:

  1. Pues efectivamente, tal y como dice la viñeta huele a mierda que tira de espaldas !

    ResponderEliminar